Regrese a www.bahai.com

1- 800 - 22 - UNITE

Para información acerca de la Fe Bahá'í en Estados Unidos

Bienvenidos a Los Bahá'ís, presentado por www.bahai.com

Una presentación de La Fe Bahá'í y de su comunidad mundial

Previa  Home Proxima


Acerca de la:

Revista Los Bahá'ís


Home :
  Portada

Contenido : Contenido
bullet.gif (837 bytes) Los Bahá'ís
bullet.gif (837 bytes) Unidad en la
diversidad
bullet.gif (837 bytes) Bahá'u'lláh
bullet1.gif (837 bytes) Enseñanzas morales
y sociales
bullet1.gif (837 bytes) Las creencias
espirituales de la
Fe Bahá'í
bullet1.gif (837 bytes) Un sistema global
de gobernación
bullet1.gif (837 bytes) Un siglo de
crecimiento y
expansión
bullet1.gif (837 bytes) Nuevas maneras de
abordar los
problemas
bullet1.gif (837 bytes) Hacia un Nuevo
Orden Mundial

«Las rivalidades nacionales, odios e intrigas cesará(...)»

EN LA DÉCADA DE 1930 LA VISIÓN DEL NUEVO MUNDO FUE RESUMIDA POR SHOGHI EFFENDI EN UNA CARTA FRECUENTEMENTE CITADA QUE IBA DIRIGIDA A LOS BAHÁ'ÍS DE OCCIDENTE

La unidad del género humano, tal como la vio Bahá'u'lláh, conlleva el establecimiento de una mancomunidad mundial de naciones en la que todas las razas, credos, naciones y clases estarán estrecha y permanentemente unidos, y en la que la autonomía de los estados miembros, así como la libertad e iniciativa individual de las personas que los componen, serán salvaguardadas de forma definitiva y completa. Hasta donde nuestra visión alcanza, esa mancomunidad mundial debe consistir en un poder legislativo mundial, cuyos integrantes, en calidad de fideicomisarios de la humanidad, habrán de controlar todos los recursos de las naciones integrantes, y habrán de introducir cuantas leyes sean requeridas para regular la vida, satisfacer las necesidades y reajustar las relaciones de todas las razas y pueblos.

Un poder ejecutivo, respaldado por unas Fuerzas internacionales, llevará a cabo las decisiones correspondientes, ejecutará las leyes aprobadas por el legislativo, y resguardará la unidad orgánica del conjunto de la mancomunidad. Un tribunal mundial juzgará y emitirá el veredicto final en todas las disputas que surjan entre los varios elementos constituyentes de este sistema universal.

Un mecanismo de comunicación mundial abarcará el planeta entero, libre de trabas y restricciones nacionales, y funcionará con maravillosa rapidez y regularidad perfecta. Una metrópolis mundial actuará como el nervio central de una civilización planetaria en cuyo foco habrán de converger las fuerzas unificadoras y de cuyo ser habrán de irradiarse sus fuerzas vivificadoras. Se inventará, o bien se escogerá de entre los ya existentes, un idioma mundial, que habrá de ser enseñado en las escuelas de todas las naciones federadas, para que sirva como idioma auxiliar del idioma materno. Un sistema común de escritura, una literatura mundial, un sistema uniforme y universal de moneda, pesos y medidas simplificará y facilitará el trato y comprensión entre las naciones y razas de la humanidad.

En una sociedad tal, la ciencia y la religión, las dos fuerzas más poderosas de la vida humana, se reconciliarán, colaborarán y desarrollarán en armonía. Bajo tal sistema, la prensa, al tiempo que habrá de dar completo aliento a la expresión de las convicciones y perspectivas diversas de la humanidad, dejará de estar manipulada arteramente por intereses creados, privados o públicos, y quedará liberada de la influencia de pueblos y gobiernos contendientes. Los recursos económicos del mundo serán aprovechados y empleados por completo, sus mercados se coordinarán y desarrollarán, y la distribución de sus productos será regulada equitativamente.

Las rivalidades, odios e intrigas nacionales cesarán, y la animosidad y prejuicio raciales se verán reemplazados por la amistad, la colaboración y la comprensión racial. Las causas de la contienda religiosa serán removidas para siempre, las barreras y restricciones económicas serán del todo abolidas, y la distinción desordenada entre las clases será borrada. La pobreza, por un lado, y las grandes acumulaciones de riquezas, por otro lado, desaparecerán.

Las enormes energías que se disipan y malgastan en la guerra, sean económicas o políticas, se dedicarán a fines tales como ampliar el ámbito de las invenciones humanas y del desarrollo técnico, aumentar la productividad de la humanidad, erradicar la enfermedad, ampliar las investigaciones científicas, elevar los niveles de la salud física, aguzar y refinar el cerebro humano, explotar los recursos no usados e insospechados que alberga el planeta, prolongar la vida humana, y dar curso a cualquier medio que estimule la vida intelectual, moral y espiritual de toda la especie humana.

Un sistema federal mundial, con poder sobre la tierra entera y en uso de una autoridad indiscutible sobre sus recursos inimaginablemente inmensos; un sistema que aunará e incorporará los ideales tanto de Oriente como de Occidente, exonerado de la maldición de la guerra y de sus miserias, y entregado a aprovechar todas las fuentes de energía del planeta; un sistema en el que la Fuerza será hecha sierva de la Justicia, cuya vida será sostenida por el reconocimiento universal de un solo Dios y por la lealtad a una Revelación común, tal es la meta hacia la que se mueve una humanidad impulsada por las fuerzas unificadoras de la vida.

« Resolved vuestras diferencias y reducir vuestros armamentos, para que el fardo de vuestros gastos se vea aligerado, y vuestras mentes y corazones logren tranquilizarse. Curad las disensiones que os dividen, y no necesitaréis valeros de armas, salvo para lo que requiera la protección de vuestras ciudades y territorios ». --Bahá'u'lláh

 

Proxima páginas:


" Texto tomado de Los Bahá'ís, publicación de la Comunidad Internacional Bahá'í ".


Previa  |  Arriba  |  Proxima

Servidor clon en Europa para rapido acceso


Foto de la pagina 76

La Casa Bahá'í de Adoración de Apia, Samoa Occidental.

 

 


 

 

 

 

© Desde 1997 www.bahai.com

Gracias por su visita