Regrese a www.bahai.com

1- 800 - 22 - UNITE

Para información acerca de la Fe Bahá'í en Estados Unidos

Bienvenidos a Los Bahá'ís, presentado por www.bahai.com

Una presentación de La Fe Bahá'í y de su comunidad mundial

Previa Home Proxima


Acerca de la:

Revista Los Bahá'ís


Home :
  Portada

Contenido : Contenido
bullet.gif (837 bytes) Los Bahá'ís
bullet.gif (837 bytes) Unidad en la
diversidad
bullet.gif (837 bytes) Bahá'u'lláh
bullet1.gif (837 bytes) Enseñanzas morales
y sociales
bullet1.gif (837 bytes) Las creencias
espirituales de la
Fe Bahá'í
bullet1.gif (837 bytes) Un sistema global
de gobernación
bullet1.gif (837 bytes) Un siglo de
crecimiento y
expansión
bullet1.gif (837 bytes) Nuevas maneras de
abordar los
problemas
bullet1.gif (837 bytes) Hacia un Nuevo
Orden Mundial

Un siglo de crecimiento y expansión

LA FE BAHÁ'Í MANTIENE SU UNIDAD
TRAS BAHÁ'U'LLÁH

La cuestión sucesoria ha sido fundamental en todas las religiones. El fracaso en este punto ha sido la causa de cismas inevitables. La Fe Bahá'í es la única religión mundial que ha resistido a la fragmentación.

A la muerte de Bahá'u'lláh en 1892 apenas había 50.000 bahá'ís en todo el mundo. La Fe se había difundido por una mayoría de países y territorios de Oriente Medio y del subcontinente indio. No obstante, en Europa, las Américas, África subsahariana, Asutralasia y la mayor parte de Asia Bahá'u'lláh y Sus enseñanzas eran desconocidos.

Hoy día, la Fe Bahá'í es la religión independiente más extendida geográficamente tras el cristianismo. Cuenta con presencia en por lo menos 205 países y territorios dependientes y unos cinco millones de seguidores (cien veces más que hace un siglo).

La historia de su crecimiento y expansión está íntimamente ligada a dos figuras señeras de la Fe Bahá'í: 'Abdu'l-Bahá y Shoghi Effendi, sobre cuyas personas recayó sucesivamente la jefatura de la Fe a la muerte de Bahá'u'lláh.

Tal y como se apuntaba en la última sección, el gobierno de la Fe Bahá'í descansa en cuerpos democráticamente elegidos. Cumplir con la voluntad de Bahá'u'lláh en este sentido fue obra de estos dos dirigentes hereditarios. El papel que desempeñaron como sostenedores de la unidad esencial de la Fe Bahá'í carece de parangón en la historia religiosa.

La cuestión sucesoria ha sido fundamental en todas las religiones. El fracaso en este punto ha dejado como secuela cismas perdurables. Hoy día, existen más de 2.000 sectas cristianas, 1.000 islámicas y divisiones comparables en el hinduismo, budismo y judaísmo. Muchas de las sectas resultantes surgieron por desavenencias en torno a quién tendría autoridad para interpretar la escritura sagrada.

« Mi objeto no es sino el mejoramiento del mundo y la tranqudidad de sus pueblos ». --Bahá'u'll'áh

Bahá'u'lláh evitó el cisma mediante un procedimiento aparentemente simple: la redacción de un Testamento. En él no sólo designaba a Su hijo mayor para sucederle, sino que también le transmitía la autoridad de interpretar Sus escritos y de convertirse en el punto focal para la unificación de la comunidad.


`Abdu'l-Bahá: el Maestro

Retrospectivamente, se hace claro que Bahá'u'lláh había preparado cuidadosamente a 'Abdu'I-Bahá para la sucesión. 'Abdu'l-Bahá nació el 23 de mayo de 1844, la misma noche en que el Báb hacía Su declaración. De niño sufrió la suerte de Su Padre durante las primeras persecuciones dirigidas contra los babíes.

« La religión de Dios es para el amor y la unidad; no la conviertas en causa de enemistad y disensión ». --Bahá'u'lláh

Tenía ocho años de edad cuando Bahá'u'lláh fue arrojado a un calabozo. Al visitarlo vio una argolla de hierro y cadenas prendidas al cuello de Su Padre.

Con la edad 'Abdu'I-Bahá llegó a ser el compañero más cercano de Su Padre, por cuyo encargo hubo de realizar importantes cometidos. Entre ellos el de entrevistar previamente a quienes acudían a ver a Su Padre, una medida destinada a protegerle de imposiciones frívolas o malintencionadas.

En Akká, cuando todo el grupo de bahá'ís prisioneros había caído enfermo de fiebres tifoideas, malaria y disentería, fue 'Abdu'I-Bahá quien se desvivió por limpiar, cuidar y alimentar a los pacientes. Hasta que, finalmente, también Él cayó abatido por el mal. Durante un mes permaneció en estado crítico.

Estos rasgos de desprendimiento, erudición y gran humildad, junto con la obvia admiración del propio Bahá'u'lláh, Le valieron a 'Abdu'l-Bahá el titulo de «Maestro», un término todavía usado por los bahá'ís para referirse a 'Abdu'l-Bahá.

A la muerte de Bahá'u'lláh, y a pesar de los términos expresos de Su Testamento, algunos familiares, vencidos por la envidia, intentaron usurpar el puesto de 'Abdu'I-Bahá. Repetidas veces la ambición les movió a tratar de crearse sus propios seguidores.

Es significativo, teniendo en cuenta la rapidez con que otras religiones sufrieron cismas, que ninguno de los grupos disidentes haya conseguido mantenerse y crear una división permanente en la Fe Bahá'í. De hecho, cada grupo se desintegró a la muerte de sus respectivos dirigentes, por lo que no ha habido sectas o denominaciones que hayan logrado mantenerse. Los bahá'ís atribuyen esta unidad al poder del «Convenio». [Véase página 49.] 

Continuar  Continuar


" Texto tomado de Los Bahá'ís, publicación de la Comunidad Internacional Bahá'í ".


Previa  |  Arriba  |  Proxima

Servidor clon en Europa para rapido acceso


Foto de la pagina 48

'Abdu'l-Bahá en Paris, 1911

Foto de la pagina 50

'Abdu'l-Bahá de joven.

 

 


 

 

 

 

© Desde 1997 www.bahai.com

Gracias por su visita