Regrese a www.bahai.com

1- 800 - 22 - UNITE

Para información acerca de la Fe Bahá'í en Estados Unidos

Bienvenidos a Los Bahá'ís, presentado por www.bahai.com

Una presentación de La Fe Bahá'í y de su comunidad mundial

Previa Home Proxima


Acerca de la:

Revista Los Bahá'ís


Home :
  Portada

Contenido : Contenido
bullet.gif (837 bytes) Los Bahá'ís
bullet.gif (837 bytes) Unidad en la
diversidad
bullet.gif (837 bytes) Bahá'u'lláh
bullet1.gif (837 bytes) Enseñanzas morales
y sociales
bullet1.gif (837 bytes) Las creencias
espirituales de la
Fe Bahá'í
bullet1.gif (837 bytes) Un sistema global
de gobernación
bullet1.gif (837 bytes) Un siglo de
crecimiento y
expansión
bullet1.gif (837 bytes) Nuevas maneras de
abordar los
problemas
bullet1.gif (837 bytes) Hacia un Nuevo
Orden Mundial

Enseñanzas morales y sociales


PROGRESO Y TRADICIÓN EN POS DE LA UNIDAD


Nunca antes ha habido un vaticinador, futurista o profeta cuya visión haya descrito con tanta precisión los rasgos críticos de la actual escena humana.

Una de las características distintivas de los Escritos de Bahá'u'lláh estriba en el grado de precisión con que éstos describen los temas fundamentales a que se enfrenta hoy día la humanidad.

En Sus obras Bahá'u'lláh abogó por una reestructuración completa sel orden social del mundo. Todos los aspectos de la vida debían quedar afectados por tal renovación, desde la moralidad personal, pasando por la economía, al Gobierno; desde el desarrollo de la comunidad a la práctica religiosa.

El tema central presente en los escritos de Bahá'u'lláh se resume así. Hay una sola humanidad, y ha llegado la hora de que se funda en una sola sociedad. Gracias a un proceso histórico irresistible, las barreras tradicionales de raza, clase, credo, fe y nación van a derrumbarse. Las fuerzas que animan tal proceso -afirma Baháu'lláh- alumbrarán una civilización universal. Las crisis que afligen al planeta en la actualidad plantean crudamente la necesidad de que todos sus pueblos acepten que son parte de una misma humanidad y trabajen hacia la consecución de una sociedad global realmente unida.

Bahá'u'lláh describió algunos de los principios rectores sobre los que habrá de asentarse una civilización semejante. Entre ellos figuran: la eliminación de todas las formas de prejuicio; la igualdad completa de los dos géneros; el reconocimiento de la unidad esencial de las grandes religiones; la eliminación de la pobreza y riqueza extremas; la educación universal; la armonía de la ciencia y la religión; el equilibrio sostenible entre naturaleza y tecnología; un elevado sentido de la ética personal; el establecimiento de un sistema federal mundial basado en la seguridad colectiva y la unidad de la humanidad.

Dichos principios, al enlazar entre sí cuestiones referentes al papel de la mujer, las relaciones raciales, la justicia económica, la degradación medioambiental y el orden mundial, vienen a ilustrar las preocupaciones que han animado a uno de los movimientos más dinámicos del siglo. Preocupaciones que luego han ocupado lugares muy destacados en el orden del día de la humanidad.

Nunca antes ha habido un vaticinador, futurista o profeta cuya visión haya descrito tan certeramente los rasgos críticos del panorama humano.

Lejos de haber sido relegadas al olvido, las cuestiones abordadas por Bahá'u'lláh dominan hoy la vida colectiva de la humanidad.


Unidad es la meta

El carácter progresivo de la Fe Bahá'í hunde sus raíces en la importancia que Bahá'u'lláh otorga a la unidad. A decir verdad, si hubieran de resumirse sus enseñanzas en una sola palabra, ésta sería "unidad".

En Sus escritos, Bahá'u'lláh puso de relieve la importancia -y la realidad- de la unidad. En primer lugar, Dios es uno. Todas las grandes religiones del mundo son una, pues representan las diferentes respuestas de la humanidad a la revelación de la palabra y voluntad de Dios de la que han sido portadores los sucesivos Mensajeros de Dios. Tal es en esencia el concepto de unidad sobre el que descansan las demás enseñanzas bahá'ís.

Otros principios arrancan del concepto de unidad Divina y religiosa. Así, Bahá'u'lláh enseña que todas las personas, en tanto criaturas de Dios, son parte de un solo pueblo. Vistas desde este ángulo las distinciones de raza, nación, clase u origen étnico resultan efímeras. Del mismo modo hay que descartar toda noción de superioridad individual, tribal, provincial o nacional. La voz de Dios, hablando por boca de Bahá'u'IIáh, proclama:

"¿No sabéis por qué os hemos creado a todos del mismo polvo? Para que nadie se exalte por encima de los demás. Reflexionad en vuestros corazones sobre el modo como fuisteis creados. Puesto que os hemos creado a todos de una misma sustancia os incumbe ser como una sola alma, caminar con los mismos pies, comer con la mismo boca y habitar en la misma tierra, para que de vuestro ser más íntimo, y de vuestros actos y obras se hagan manifiestos los signos de la unidad y de la esencia del desprendimiento".

 Continuar Continuar


" Texto tomado de Los Bahá'ís, publicación de la Comunidad Internacional Bahá'í ".


Previa  |  Arriba  |  Proxima

Servidor clon en Europa para rapido acceso


Foto de la pagina 27

Un reflejo de la unidad del género humano enseñada por Bohá'u'lláh: los estudiantes de la Escuela Nueva Era de Pangchani (India) proceden de todas partes del mundo.

 

 


 

 

 

 

© Desde 1997 www.bahai.com

Gracias por su visita